Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 3 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

20:1 Y ACAECIÓ estar allí un hombre perverso que se llamaba Seba, hijo de Bichri, hombre de Benjamín, el cual tocó la corneta, y dijo: No tenemos nosotros parte en David, ni heredad en el hijo de Isaí: Israel, ¡cada uno á sus estancias!

20:2 Así se fueron de en pos de David todos los hombres de Israel, y seguían á Seba hijo de Bichri: mas los de Judá fueron adheridos á su rey, desde el Jordán hasta Jerusalem.

20:3 Y luego que llegó David á su casa en Jerusalem, tomó el rey las diez mujeres concubinas que había dejado para guardar la casa, y púsolas en una casa en guarda, y dióles de comer: pero nunca más entró á ellas, sino que quedaron encerradas hasta que murieron en viudez de por vida.

20:4 Después dijo el rey á Amasa: Júntame los varones de Judá para dentro de tres días, y hállate tú aquí presente.

20:5 Fué pues Amasa á juntar á Judá; pero detúvose más del tiempo que le había sido señalado.

20:6 Y dijo David á Abisai: Seba hijo de Bichri nos hará ahora más mal que Absalom: toma pues tú los siervos de tu señor, y ve tras él, no sea que halle las ciudades fortificadas, y se nos vaya de delante.

20:7 Entonces salieron en pos de él los hombres de Joab, y los Ceretheos y Peletheos, y todos los valientes: salieron de Jerusalem para ir tras Seba hijo de Bichri.

20:8 Y estando ellos cerca de la grande peña que está en Gabaón, salióles Amasa al encuentro. Ahora bien, la vestidura que Joab tenía sobrepuesta estábale ceñida, y sobre ella el cinto de una daga pegada á sus lomos en su vaina, de la que así como él avanzó, cayóse aquélla.

20:9 Entonces Joab dijo á Amasa: ¿Tienes paz, hermano mío? Y tomó Joab con la diestra la barba de Amasa, para besarlo.

20:10 Y como Amasa no se cuidó de la daga que Joab en la mano tenía, hirióle éste con ella en la quinta costilla, y derramó sus entrañas por tierra, y cayó muerto sin darle segundo golpe. Después Joab y su hermano Abisai fueron en seguimiento de Seba hijo de Bichri.

20:11 Y uno de los criados de Joab se paró junto á él, diciendo: Cualquiera que amare á Joab y á David vaya en pos de Joab.

20:12 Y Amasa se había revolcado en la sangre en mitad del camino: y viendo aquel hombre que todo el pueblo se paraba, apartó á Amasa del camino al campo, y echó sobre él una vestidura, porque veía que todos los que venían se paraban junto á él.

20:13 Luego, pues, que fué apartado del camino, pasaron todos los que seguían á Joab, para ir tras Seba hijo de Bichri.

20:14 Y él pasó por todas las tribus de Israel hasta Abel y Beth-maachâ y todo Barim: y juntáronse, y siguiéronlo también.

20:15 Y vinieron y cercáronlo en Abel de Beth-maachâ, y pusieron baluarte contra la ciudad; y puesto que fué al muro, todo el pueblo que estaba con Joab trabajaba por derribar la muralla.

20:16 Entonces una mujer sabia dió voces en la ciudad, diciendo: Oid, oid; ruégoos que digáis á Joab se llegue á acá, para que yo hable con él.

20:17 Y como él se acercó á ella, dijo la mujer: ¿Eres tú Joab? Y él respondió: Yo soy. Y ella le dijo: Oye las palabras de tu sierva. Y él respondió: Oigo.

20:18 Entonces tornó ella á hablar, diciendo: Antiguamente solían hablar, diciendo: Quien preguntare, pregunte en Abel: y así concluían.

20:19 Yo soy de las pacíficas y fieles de Israel: y tú procuras destruir una ciudad que es madre de Israel: ¿por qué destruyes la heredad de Jehová?

20:20 Y Joab respondió, diciendo: Nunca tal, nunca tal me acontezca, que yo destruya ni deshaga.

20:21 La cosa no es así: mas un hombre del monte de Ephraim, que se llama Seba hijo de Bichri, ha levantado su mano contra el rey David: entregad á ése solamente, y me iré de la ciudad. Y la mujer dijo á Joab: He aquí su cabeza te será echada desde el muro.

20:22 La mujer fué luego á todo el pueblo con su sabiduría; y ellos cortaron la cabeza á Seba hijo de Bichri, y echáronla á Joab. Y él tocó la corneta, y esparciéronse de la ciudad, cada uno á su estancia. Y Joab se volvió al rey á Jerusalem.

20:23 Así quedó Joab sobre todo el ejército de Israel; y Benaía hijo de Joiada sobre los Ceretheos y Peletheos;

20:24 Y Adoram sobre los tributos; y Josaphat hijo de Ahillud, el canciller;

20:25 Y Seba, escriba; y Sadoc y Abiathar, sacerdotes;

20:26 (20-25) é Ira Jaireo fué un jefe principal cerca de David.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Humility

The Beauty of Humility - 1 page Summary

The Beauty of Humility - 1 page Summary

Up until now you may have considered yourself a fairly humble person. However, this short “Healthy Heart Challenge” is sure to challenge you in new ways, as you seek to go deeper in your walk with Christ. Remember, true revival can’t begin until we recognize how desperately we need Christ to change our hearts. Then as we fall broken at the foot of the Cross, surrendering our pride and self-sufficiency to Him, it is His joy to encircle us in the arms of His love, and make us new creatures that will display His glory!

Read more


Devotional Life

Experiencing God's Word

Experiencing God's Word

If you'd like to learn how to get more out of your daily Bible study, we believe you will find the following tips helpful! This will not only help you think about what you read in a deeper way, but will also give you pointers for journaling! For downloadable document or bookmarks, click the links at the end of the resource.

Read more


Deeper Walk

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

In Psalm 26:2, David cries, “Examine me, O LORD, and prove me; Try my mind and my heart.” In Psalm 139:23-24 he pleads, “Search me, O God, and know my heart: try me, and know my thoughts: And see if there be any wicked way in me, and lead me in the way everlasting.” (KJV) The following document, "Questions of the Heart" leads us to consider our lives in comparison with Scripture. As we look at Scripture, let us also keep looking to Jesus who alone can make our lives acceptable to the Father (Eph. 2:8-9).

Download


Join the Discussion