Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 2 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

8:1 DESPUÉS de esto aconteció, que David hirió á los Filisteos, y los humilló: y tomó David á Methegamma de mano de los Filisteos.

8:2 Hirió también á los de Moab, y midiólos con cordel, haciéndolos echar por tierra; y midió con dos cordeles para muerte, y un cordel entero para vida; y fueron los Moabitas siervos debajo de tributo.

8:3 Asimismo hirió David á Hadad-ezer hijo de Rehob, rey de Soba, yendo él á extender su término hasta el río de Eufrates.

8:4 Y tomó David de ellos mil y setecientos de á caballo, y veinte mil hombres de á pie; y desjarretó David los caballos de todos los carros, excepto cien carros de ellos que dejó.

8:5 Y vinieron los Siros de Damasco á dar ayuda á Hadad-ezer rey de Soba; y David hirió de los Siros veinte y dos mil hombres.

8:6 Puso luego David guarnición en Siria la de Damasco, y fueron los Siros siervos de David sujetos á tributo. Y Jehová guardó á David donde quiere que fué.

8:7 Y tomó David los escudos de oro que traían los siervos de Hadad-ezer, y llevólos á Jerusalem.

8:8 Asimismo de Beta y de Beeroth, ciudades de Hadad-ezer, tomó el rey David gran copia de metal.

8:9 Entonces oyendo Toi, rey de Hamath, que David había herido todo el ejército de Hadad-ezer,

8:10 Envió Toi á Joram su hijo al rey David, á saludarle pacíficamente y á bendecirle, porque había peleado con Hadad-ezer y lo había vencido: porque Toi era enemigo de Hadad-ezer. Y Joram llevaba en su mano vasos de plata, y vasos de oro, y de metal;

8:11 Los cuales el rey David dedicó á Jehová, con la plata y el oro que tenía dedicado de todas las naciones que había sometido:

8:12 De los Siros, de los Moabitas, de los Ammonitas, de los Filisteos, de los Amalecitas, y del despojo de Hadad-ezer hijo de Rehob, rey de Soba.

8:13 Y ganó David fama cuando, volviendo de la rota de los Siros, hirió diez y ocho mil hombres en el valle de la sal.

8:14 Y puso guarnición en Edom, por toda Edom puso guarnición; y todos los Idumeos fueron siervos de David. Y Jehová guardó á David por donde quiera que fué.

8:15 Y reinó David sobre todo Israel; y hacía David derecho y justicia á todo su pueblo.

8:16 Y Joab hijo de Sarvia era general de su ejército; y Josaphat hijo de Ahilud, canciller;

8:17 Y Sadoc hijo de Ahitud, y Ahimelech hijo de Abiathar, eran sacerdotes; y Seraía era escriba;

8:18 Y Benahía hijo de Joiada, era sobre los Ceretheos y Peletheos; y los hijos de David eran los príncipes.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Humility

The Beauty of Humility - 1 page Summary

The Beauty of Humility - 1 page Summary

Up until now you may have considered yourself a fairly humble person. However, this short “Healthy Heart Challenge” is sure to challenge you in new ways, as you seek to go deeper in your walk with Christ. Remember, true revival can’t begin until we recognize how desperately we need Christ to change our hearts. Then as we fall broken at the foot of the Cross, surrendering our pride and self-sufficiency to Him, it is His joy to encircle us in the arms of His love, and make us new creatures that will display His glory!

Read more


Devotional Life

Experiencing God's Word

Experiencing God's Word

If you'd like to learn how to get more out of your daily Bible study, we believe you will find the following tips helpful! This will not only help you think about what you read in a deeper way, but will also give you pointers for journaling! For downloadable document or bookmarks, click the links at the end of the resource.

Read more


Deeper Walk

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

In Psalm 26:2, David cries, “Examine me, O LORD, and prove me; Try my mind and my heart.” In Psalm 139:23-24 he pleads, “Search me, O God, and know my heart: try me, and know my thoughts: And see if there be any wicked way in me, and lead me in the way everlasting.” (KJV) The following document, "Questions of the Heart" leads us to consider our lives in comparison with Scripture. As we look at Scripture, let us also keep looking to Jesus who alone can make our lives acceptable to the Father (Eph. 2:8-9).

Download


Join the Discussion