Creed en Sus Profetas

Lectura diaria de la Biblia

Reading Time: 2 minutes Escuchar en línea Right arrow icon

14:1 RECIBID al flaco en la fe, pero no para contiendas de disputas.

14:2 Porque uno cree que se ha de comer de todas cosas: otro que es débil, come legumbres.

14:3 El que come, no menosprecie al que no come: y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha levantado.

14:4 ¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? para su señor está en pie, ó cae: mas se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle.

14:5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté asegurado en su ánimo.

14:6 El que hace caso del día, hácelo para el Señor: y el que no hace caso del día, no lo hace para el Señor. El que come, come para el Señor, porque da gracias á Dios; y el que no come, no come para el Señor, y da gracias á Dios.

14:7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

14:8 Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, ó que vivamos, ó que muramos, del Señor somos.

14:9 Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió á vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.

14:10 Mas tú ¿por qué juzgas á tu hermano? ó tú también, ¿por qué menosprecias á tu hermano? porque todos hemos de estar ante el tribunal de Cristo.

14:11 Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que á mí se doblará toda rodilla, Y toda lengua confesará á Dios.

14:12 De manera que, cada uno de nosotros dará á Dios razón de sí.

14:13 Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de no poner tropiezo ó escándalo al hermano.

14:14 Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que de suyo nada hay inmundo: mas á aquel que piensa alguna cosa ser inmunda, para Él es inmunda.

14:15 Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme á la caridad. No arruines con tu comida á aquél por el cual Cristo murió.

14:16 No sea pues blasfemado vuestro bien:

14:17 Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.

14:18 Porque el que en esto sirve á Cristo, agrada á Dios, y es acepto á los hombres.

14:19 Así que, sigamos lo que hace á la paz, y á la edificación de los unos á los otros.

14:20 No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas á la verdad son limpias: mas malo es al hombre que come con escándalo.

14:21 Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, ó se ofenda ó sea debilitado.

14:22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena á sí mismo con lo que aprueba.

14:23 Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado, porque no comió por fe: y todo lo que no es de fe, es pecado.

See Previous Reading See Next Reading

Featured Resources

Humility

The Beauty of Humility - 1 page Summary

The Beauty of Humility - 1 page Summary

Up until now you may have considered yourself a fairly humble person. However, this short “Healthy Heart Challenge” is sure to challenge you in new ways, as you seek to go deeper in your walk with Christ. Remember, true revival can’t begin until we recognize how desperately we need Christ to change our hearts. Then as we fall broken at the foot of the Cross, surrendering our pride and self-sufficiency to Him, it is His joy to encircle us in the arms of His love, and make us new creatures that will display His glory!

Read more


Devotional Life

Experiencing God's Word

Experiencing God's Word

If you'd like to learn how to get more out of your daily Bible study, we believe you will find the following tips helpful! This will not only help you think about what you read in a deeper way, but will also give you pointers for journaling! For downloadable document or bookmarks, click the links at the end of the resource.

Read more


Deeper Walk

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

Questions of the Heart - Making God's Word Personal

In Psalm 26:2, David cries, “Examine me, O LORD, and prove me; Try my mind and my heart.” In Psalm 139:23-24 he pleads, “Search me, O God, and know my heart: try me, and know my thoughts: And see if there be any wicked way in me, and lead me in the way everlasting.” (KJV) The following document, "Questions of the Heart" leads us to consider our lives in comparison with Scripture. As we look at Scripture, let us also keep looking to Jesus who alone can make our lives acceptable to the Father (Eph. 2:8-9).

Download


Join the Discussion